Fanfic que recrea la juventud y el ascenso de Tywin Lannister al poder. Está basado en la saga de libros "Canción de Hielo y Fuego" de George R.R. Martin, por tanto ni los personajes ni los lugares me pertenecen.

domingo, 24 de abril de 2016

Capítulo 49

TYWIN

Aquella era una lucha encarnizada, una matanza. No había tiempo para pensar, tampoco para observar lo que ocurría a su alrededor. No podía defender absolutamente a nadie, porque ya le resultaba difícil defenderse a sí mismo. «Parece una trampa para encerrarnos a todos». Jamás pensó que tantos mercenarios se hubieran aliado entre sí para pelear por un motivo común. ¿Tan suculento era el premio que les habían ofrecido?

En cierto momento, creyó distinguir la voz de Tygett cerca de él, si se podía considerar "voz" a aquellos gruñidos que emitía. Quiso concentrarse en aquel sonido para acercarse a él, pero le fue totalmente imposible: el enemigo le rodeaba constantemente. «¿Qué infiernos está pasando aquí?»
Nada más derrocar a un nuevo combatiente, tropezó contra algo que fue incapaz de reconocer, topándose de golpe contra un hombre que debería medir más de dos metros de altura. Tywin resopló nada más verlo, mas esa fue la única queja que pudo emitir, pues su nuevo enemigo no parecía tener intención alguna de perder el tiempo. Portaba una maza de gran tamaño, la cual manejaba con suma facilidad a pesar de lo pesada que parecía. El Lannister había visto en Aerys los efectos que una maza podía provocar, pero si el Targaryen había estado semiinconsciente durante semanas, él iría directo a la tumba si aquella masa de hierro llegara siquiera a rozarle.

Aquel gigante no sólo parecía terrorífico por su altura, sino también por la armadura que portaba, la cual no era muy convencional. Parecía más robusta de lo habitual, sin pulir, como si la hubiesen creado a partir de un material mucho más resistente y pesado, algo que sólo podría soportar un hombre con semejante constitución. Le protegía absolutamente todo el cuerpo, sin dejar prácticamente un sólo hueco libre, al igual que el yelmo, tan enorme como lo parecía su cabeza. Tywin llegó a preguntarse si detrás de todo aquel amasijo de metal plateado había un hombre o un monstruo, y dio gracias por ser tan escéptico, pues cualquiera podría haber alardeado de haber visto a un gigante.

El Lannister sabía que tenía ventaja sobre él, muchísima, mas no debía dejarse vencer por el miedo. Un mínimo paso en falso, y acabaría por los suelos. Así fue como se quitó su propio yelmo para tener más visión y comenzó a lanzar fugaces y breves ataques sobre su contrincante, haciéndolo girar, moverse, y sobre todo, procurando que fallara cada ataque que le lanzaba. Quería agotarlo. Aquel monstruo se percató de las intenciones del joven, pero aquello lo alteró aún más, provocando una mayor desesperación a la hora de atacar. Tywin sabía que tampoco podía estar continuamente esquivando los ataques que le propinaba, por lo que aprovechó el momento en el que aquel gigante alzó de nuevo su brazo para atacar y así apuñalarlo justo en la axila, uno de los pocos huecos que aquella armadura dejaba libre. Su enemigo rugió de dolor, mas no cedió en su lucha. Soltó la maza y agarró la cabeza de Tywin con una sola mano. El joven pudo ver a través de la abertura del yelmo la mirada feroz de aquel monstruo, y supo que si no actuaba rápidamente, estaría muerto en tan sólo un segundo. Su instinto le guió: tomó el puñal que guardaba en el cincho y lo clavó rápidamente a través de aquella rejilla, sin saber exactamente dónde había acertado. El gigante volvió a rugir, soltando al Lannister y llevándose las manos a una cara que no podía tocar a causa del casco. Tywin respiró profundamente por un segundo, observando aquella escena tan irónica: un monstruo llorando sangre. «Nunca viene mal tener a un soldado así, debería buscarme uno», pensó con sarcasmo mientras se acercaba para coger de nuevo su espada. 

No le dio tiempo.

Sintió como un brazo rodeaba su cuello y poco después algo punzante penetraba en uno de sus costados. Lo habían apuñalado por la espalda, y aquel atacante desconocido no tenía intención de dejarlo escapar, pues sabía que aquella puñalada no había sido mortal. Estaba dispuesto a sacar de nuevo la afilada hoja para volver a incrustarla en su cuerpo y, esta vez, en un punto vital.

- Aparta tus manos de él, monstruo.

El atacante se detuvo, al igual que el resto de soldados que los rodeaban. Tywin no había sido consciente de que algo fallaba en todo aquel revuelo. Sus soldados, e incluso los caballeros de otros reinos, miraban aquella escena estupefactos, casi despavoridos. El propio Aerys, que se encontraba curiosamente cerca de él, hizo una mueca de desagrado, y hasta pudo vislumbrar la expresión de sorpresa de Steffon, que parecía no creer en lo que estaban viendo sus ojos. Tywin no tuvo que quebrarse la cabeza para saber lo que estaba pasando, para saber quién era el hombre que le había atacado y que aún se resistía a liberarlo. Maldijo internamente antes de volver a alzar la vista para mirar a su hermano, que permanecía estático y furioso, manteniendo su espada completamente horizontal para hacerle frente a aquel enemigo sin titubear.


- ¿Tanto amor le profesáis? -Preguntó aquel hombre con una voz sibilina-. Es una lástima.

Tywin supo que iba a volver a atacarle, pero su hermano reaccionó con la misma rapidez, por lo que inclinó la cabeza todo lo que pudo para darle vía libre a Kevan. Al momento sintió cómo cedía el agarre que lo aprisionaba, y poco después su propio hermano le propinaba un fuerte empujón para alejarlo de allí, causando que Tywin cayera al suelo. De repente se vio rodeado de piernas y de cuerpos sin vida: la batalla había reanudado su curso, como si todo lo que había ocurrido segundos antes hubiese caído en el olvido.

- Arriba, Tywin -le dijo Aerys nada más llegar a su lado, agarrándolo del brazo para ayudarlo a que se pusiera en pie-. ¿Te encuentras bien? -Preguntó al ver como el rubio se llevaba una mano al costado herido. 
- Sobreviviré -dijo secamente.
- No esperaba menos de ti. Tendrás que contarle a tus nietos cómo te atacó "el Monstruoso" -indicó el Targaryen poco antes de decapitar con suma facilidad a un mercenario que se acercaba a ellos con muy malas pulgas-. Qué falta de educación tienen estos ineptos, ya hasta interrumpen las conversaciones ajenas.

Tywin no hizo caso al sarcástico comentario del príncipe, pues su mente estaba ocupada en otra persona a la que pudo distinguir a pocos pasos de distancia. Incrédulo comprobó que las leyendas eran ciertas: los hombros del último Fuegoscuro soportaban el peso de dos cabezas, una de ellas mucho más amorfa y pequeña que la otra, pero era una cabeza más al fin y al cabo. 

- Se van a retirar -dijo Steffon con rotundidad, quien también se había acercado a ellos.
- No si matamos a Maelys antes y acabamos con todo esto -comentó Tygett, que apareció tan pronto como volvió a desaparecer, corriendo hacia su nueva víctima.

Pero aquel día no hubo más víctimas para Tygett, no fue el fin de la guerra que tanto había deseado Ser Gerold, y tampoco vencieron a Maelys, ni a ninguno de los nueve integrantes de su banda. 

Mas era una nueva victoria, posiblemente la más importante de todas tras la acontecida en Piedrasangre, porque fue el día en el que un sólo hombre de dieciséis años había averiguado todas las intenciones de Maelys y aún así hacerle frente sin temor.

Si Tywin continuaba con vida era porque Kevan, su hermano pequeño, había arriesgado la suya propia para salvarle.




4 comentarios:

  1. Hola! he leido tu blog por recomendación y es muy interesante. Me gustaria entrevistarte para una investigación para mi TFM sobre contenido creado por los fans de Canción de Hielo y Fuego, me interesa especialmente tu punto de vista viendo la dedicación que tienes hacia este proyecto. Si crees que puedes participar contacta conmigo y te doy más información.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Sigo tu blog desde hace tiempo, pero todavía no he podido leer la historia que estás escribiendo sobre el pasado de Tywin. Es un personaje que me llama la atención y cuando termine mis estudios tengo intención de leer tu historia, que será cuando esté más relajada.

    He venido para decirte que te he nominado a un premio en mi blog, así que si te interesa, puedes pasarte a echarle un vistazo:
    http://ataquesexplosivosalcorazon.blogspot.com.es/2016/09/premio-best-blog.html

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Debería volver a escribir, lo sé. No me he olvidado del fic, ni mucho menos, y me encantaría retomarlo lo antes posible!!! Es sólo que ahora tengo menos tiempo libre que antes y mi organización es pésima, por desgracia. Así que sólo me queda eso... ¡organizarme y volver a retomar esta historia hasta terminarla! :D

      Gracias por preguntar, hace sólo un par de días que estaba pensando en volver a escribir y justo hoy me encuentro con un nuevo comentario. Es siempre muy gratificante :D

      Eliminar